El uso de plantas medicinales para la ansiedad es una práctica que tiene una larga tradición. Son muchas las yerbas que se han utilizado con fines ansiolíticos evitando de esta manera las consecuencias perjudiciales de las sustancias que sintetizadas en laborarios farmacológicos se destinan a estos fines.

Podemos situar el origen de la ansiedad fisiológicamente en la amígdala del cerebro, éstas son dos estructuras del tamaño menor al de una nuez (una en cada hemisferio) que se encargan de regular la respuesta del organismo al estrés.

En la percepción del peligro, nuestro cuerpo libera una serie de hormonas entre ellas adrenalina y cortisol para preparar nuestra respuesta y hacer frente a la situación que percibimos como amenazante. Llegamos por lo tanto a un estado de hipervigilancia que va unido a la respuesta de nuestro organimos para acompañar a la supervivencia. El problema es cuando esta respuesta se cronifica y percibimos peligro y amenaza en cualquier situación normal, y es cuando la hipervigilancia se convierte entonces en ansiedad. Aquí te presentamos una selección de 6 plantas medicinales ansiolíticas que pueden ayudarte a mejorar tu bienestar.

  • ASHWAGANDHA

Ashwagandha resulta beneficiosa reducir los niveles de estrés. Ashwagandha o Withania somnífera está entre un grupo de hierbas a las que se refiere como adaptógenos. Los adaptógenos interactúan con los sistemas y hormonas del cuerpo encargados de regular la respuesta al estrés de una persona. Ashwagandha tiene una larga historia de uso en la medicina tradicional india o ayurvédica.

Un estudio clínico que se llevó a cabo en el 2019 demostró la eficacia de esta planta para el estrés y la ansiedad. El estudio se realizó durante 8 semanas con 58 personas que recibían de forma aleatoria 1 de los 3 posibles tratamientos que incluían la toma de extracto de ashwagandha en dosis de 250 mg al día, 600 mg al día o una solución de placebo.

Se pudo constatar la reducción de cortisol, la hormona del estrés, como los evaluados a los que se les trataba con ashwagandha mostraron menos de la hormona del estrés cortisol que los del grupo de placebo. Incluyéndose entre los potenciales beneficios también una mejora en la calidad del sueño.

Por otra parte, las personas que habían recibido 600 mg de ashwagandha refirieron una notable reducción de los niveles de estrés que no fue informada por los participantes que habían recibido una menor dosis.

Pero ha habido otros estudios donde se ha constatado la reducción de los niveles de ansiedad asociados a esta planta. En 2019 se pudo reafirmar con 60 personas que sufrían ansiedad leve y que mostraban una reducción significativa de la misma al consumir esta planta comparado con el grupo que recibía placebo.

  • MANZANILLA

La manzanilla es una hierba en flor que puede recordar a una margarita. Distinguimos 2 tipos diferentes que se pueden consumir con fines medicinales, la manzanilla romana y la manzanilla alemana.

Para aliviar el estrés y la ansiedad la manzanilla se puede consumir como infusión, en aceite esencial, en comprimidos preparados, en forma de crema para aplicación tópica.

En el 2016 clínicamente se comprobó su efectividad como una planta adecuada a largo plazo en el tratamiento contra el Trastorno de Ansiedad Generalizada. Se realizó un estudio con 93 participantes a los que se les administraba 1500 mg de manzanilla diariamente durante 3 meses y en comparación con el grupo que recibió placebo se pudo constatar como en caso de sufrir una recaída en los síntomas propios del TAG éstos eran menos graves.
Antes de su consumo para estos fines cabe mencionar que la manzanilla puede influir en la toma de ciertos medicamentos como son los anticoagulantes.

  • Valeriana

La valeriana técnicamente conocida como Valeriana officinalis es una planta de Europa y Asia. Tradicionalmente se ha utilizado su raíz para ayudar en los problemas de sueño, así como la ansiedad y la depresión.

La raíz de valeriana se puede consumir como té, como suplemento en forma de pastilla o en tintura.

La valeriana puede interferir en el desarrollo de la actividad normal puesto que induce el sueño y es un factor a tomar en consideración puesto que la mezcla con alcohol u otro tipo de sedantes potenciará su efecto.

  • Lavanda

La lavanda es una planta con flores que pertenece a la familia de la menta. Muchas personas usan la lavanda para ayudar a calmar los nervios y aliviar la ansiedad. La lavanda se puede consumir de muy diversas maneras como ahora en forma de infusión, en aceite para la práctica de aromaterapia, en aceite base para la aplicación de masajes o añadido en baño.

El componente de la lavanda que destaca en la medida en que actúa como ansiolítico es el linalol y el acetato de linalino, a estas sustancias se les atribuye el efecto calmante que se puede obtener de la lavanda.

  • PASIFLORA

La pasiflora y en particular la Passiflora incarnata es eficaz para combatir de manera efectiva la inquietud, el nerviosismo y la ansiedad. Un estudio realizado en 2010 compara los efectos que puede producir la variedad de passiflora incarnata con los de las benzodiacepinas (medicamento que se utiliza contra la ansiedad). Se puede consumir como comprimidos o en tintura líquida.

La pasiflora es eficiente para mejorar el insomnio debido a la ansiedad. En este sentido los flavonoides y alcaloides de esta planta actúan junto con el sistema gabaérgico para disminuir el estado de alerta del organismo, puede aliviar el insomnio inducido por la ansiedad. El consumo de esta hierba medicinal relaja física y mentalmente.

Además de relajar la mente para dormir, la pasiflora puede ayudar a calmar el miedo anticipado. Un estudio realizado con 40 personas sugiere de igual manera que la pasiflora se puede emplear contra el miedo anticipatorio. En esta investigación se evaluaba los efectos que tenía sobre personas que se iban a someter a una cirugía dental y 30 minutos antes se les administraba 260 mg de esta planta que pudo comprobarse que reducían los signos y síntomas de la ansiedad de manera tan efectiva como si de un ansiolítico farmacológico se tratara.

  • TORONJIL

El taronjil, melisa, bálsamo de limón o técnicamente la Melissa officinalis, relaja el cuerpo sin provocar confusión mental, siendo muy adecuado para contrarrestar la acción del sistema nervioso simpático. Un estudio del 2011 refirió una disminución de entre un 15% y 20% el nivel de ansiedad a partir de la toma de 300 mg de extracto de bálsamo de limón ingeridos dos veces al día, cabe destacar que el insomnio relacionado con la ansiedad se pudo disminuir en torno a un 40%.

Es frecuente el consumo de melisa junto con otras hierbas de propiedades calmantes y sedanes como puede ser la valeriana o la lavanda. Y como ya hemos comentado en otras ocasiones el consumo con cualquier otro tipo de medicamentos de los que se busque la misma acción debe consultarse antes con el especialista adecuado.

Las plantas medicinales para la ansiedad no actúan de la misma manera en todas las personas, esto implica que encontrar la hierba adecuada requiere una actitud persistente en cuanto a la búsqueda de la mejor planta para tratar  la ansiedad de manera individual. Con las plantas que aquí proponemos pretendemos guiarte para dirigir mejor tus esfuerzos en el alivio de los síntomas de la ansiedad.